2.11.09

Es de noche. Es 31, es de muertos. Cae una lluvia eterna, tan eterna como lo que tarda en llegar un año bisiesto o los viejos en ir al mercado. En casa de unos amigos celebrando, nada en particular. Lo que esta noche se celebra solo es la excusa para reunirnos y brindar y bailar y comer. La vida es buena cuando en la sonrisa de aquel que te acompaña puedes ver la claridad de una solidaridad y utopías perdidas en apariencia perdidas.
Esta es una ciudad lúgubre, aparte de fea y es que todas las ciudades o mejor dicho son pocas las ciudades hermosas pero por lo menos tienen carácter. Esta ni siquiera esto. Quien lo dice se ampara en su recién llegada a este lugar. Su casa esta muy lejos a veinte horas de un muro derribado hace otros tantos años.
Entre esas reflexiones y los platos vaciándose sobre la alfombra y al pie de la recién descubierta chimenea escucho a la lluvia que hizo lo que ni las religiones han podido. Evitar esa fogata en recuerdo al viejo Hallowen derivado hace siglos del gaelic y sus “paganas costumbres”. Y el mercado que se ha encargado del resto, fiestas, disfraces, calabazas naranjas. El truco o el trato. Tan lejano todo de todo y tan absurdamente en medio de la nada.
Así transcurre la noche, así llega la madrugada. Los PANA´S se van. Pablo se va, Ana se va. Se van después de un largo año por estas tierras y después de tomarles muchísimo afecto y cariño. Y después de intensas caminatas con la mochila al hombro que se extendieron a lo largo de esta geografía centroamericana, tan distinta y tan igual. Lo más lejos que he estado de casa ha sido con ellos a un par de minutos del río San Juan. Y charlas, cientos de charlas, interesantes charlas. Humor, negro, chapín, juegos de palabras. Y tanto y tanto cariño.
Después de compartir con ellos durante un año pienso en esta noche de despedida, evitando nombrar esta palabra por cuestiones esperanzadoras de volvernos a ver; pienso que la muerte debiera ser así. Debiéramos saber cuando llegará y jamás encontrarnos de sorpresa. Así todo seria menos dramático y no hubiera espacio para reclamarle a la vida traiciones y menos sorpresas desagradables. La muerte debiera ser la espera de la madrugada trenzados en un abrazo a esta vida y a estos lugares circunstanciales donde cabalgamos como si la noche fuese un caballo blanco y favorito en todas las apuestas. De cualquier manera no dejaría de ser triste. De cualquier manera esta noche, no deja de ser triste.
Se hizo de día. Yo también tengo que irme, me voy por un camino largo en el tiempo para volver a encontrarnos en el futuro, "en Madrid, en Berlín, en Nicaragua o en Waslala". Allá nos vemos.

2 comentarios:

Ana dijo...

Hey chico!
Ahora descubro esto! Casi un año después... Cuanto ha llovido desde entonces... Pero los Panas siguen creyendo en el futuro reencuentro, donde el humor,las charlas y las experiencias compartidas seguirán estando en su sitio...
Aunque no te lo creas este año me has acompañado a muchos sitios... en muchos lugares y en muchas situaciones he querido compartir el momento contigo... esto a Engler le gustaría, o de esto sacaría una historia mezcla de melancolía y humor...
También este año he pensado mucho en tu ciudad, como sabes tengo que hacer un proyecto para que me den por fin el pase de salida de la universidad, y desde los planos me he ido congraciando con guatemala, con toda su violencia cotidiana, sus malos humos y sus calles dificiles de caminar...
Pero sabes lo bueno, que en medio de todo os encontramos a tí, a la Ixmu, al Ferro, al Alejandro, Mar, a Kathal y a Petra, y gracias a eso la memoria me devuelve una imagen maravillosa de los días de guatemala... No es fácil encontrar buenos amigos, y allí tuvimos mucha suerte... os echo mucho de menos a todos!!
Leiste Waslala? Crees que podremos encontrarnos al fin allí?
Un abrazo
(P)ana

Engler dijo...

Anaaaaa!!!!! Hace frío en tus-mías calles del barrio Colón! Pero tu comentario, pero tu descubrimiento le ha dado calor a mi corazón! Ay Anita querida!!! Perdonadme vos las cursilerías melancólicas que digo y que dije...

Y claro que sí! Nos veremos en Waslala, tengo un secreto para que no nos perdamos, no pienso dormir!!! Guatemala, no hay nada nuevo bajo el plástico azul.

Abrazos!!!

Publicar un comentario