25.11.10

El viejo tiene tres patas. Dos de ellas de pino blanco. Permanece parado a media calle con una de las manos extendida. Una chica le da un billete de cien quetzales. Se lo guarda en una de las bolsas traseras de su derruido pantalón. Parece que tampoco ve mucho. Varias cuadras adelante, acaba de terminar un desfile de moda. Es la sexta avenida y las descascaradas fachadas después de unas manos de pintura empiezan a ponerse dignas e interesantes. La nueva sexta avenida. ¡Qué cute! les oí decir. Ahora vamos a un bar, dice el que parece liderar el grupo en el que viene la chica dadivosa. Para tener la experiencia completa, asevera y sonríe. Tal vez cuando el viejo logre darse cuenta de la denominación del billete se ponga feliz.

5 comentarios:

Luisa dijo...

Este esta como para un premio Engler! Increíble que en tan pocas líneas pusiste tanto. Te mando un abrazo de amistad fuerte. :)

Koan Resuelto dijo...

me imagino que se oyó como... que kiut!...

vas al próximo club de Lectura?

Saludos!

Anónimo dijo...

Hola Luisa!!! Un abrazo para ti tambien!

Sí, algo asi se escuchó, aunque la entoncación creo que es ilegible. Pues cuando inicie el otro año pienso que si, si es que te referís al mismo!

Saludos amigos!

Engler

Anónimo dijo...

Kiut??? cute??? el idioma de las élites cada vez es más inentendible.

Engler dijo...

El idioma de todos, o mas bien, el idioma que usamos entre todos. Somos una sociedad cada vez mas ininteligible...

Publicar un comentario