27.5.10

BLUES, GRIS


Ha estado lloviznando toda la tarde. Camino hacia la parada del bus con la mirada en el suelo. No quiero levantar la vista, ver a alguien a los ojos que como yo sale de la oficina después de la jornada exacta y el pago esperando en el banco. Y con la sonrisa fingida. No, no quiero.


Tomo el bus que camina lento. Solo se escucha el sonido del motor acelerando y desacelerando. Algunos oficinistas con suéter de lana y ropas planchadas se quedan de pie. Ya no hay lugares vacíos. Alguien canta. Apenas logro divisar una parte del traste de una guitarra. “Stay close to me, don’t let me be alone, it’s tearing apart my blue, blue heart” Una voz otoñal y una paciencia pasajera viajando lentamente de un acorde al otro.

Voy viendo los muros de los edificios. No están del todo mojados. Solamente por arriba. La humedad se desliza por ellos cual parafina de una veladora derritiéndose. La canción llega a la parte final. Le ha tomado casi todo el viaje desde que me subí hasta ahora que me dispongo a bajar. Ha cantado incluso esa parte que va como en rap. Un susurro. Logro ver al viejo, barba blanca y tez negra. Una desgastada guitarra y un saco sucio.

El viejo camina hacia atrás como parte de ese ritual de cientos. Con dulces unos, otros contando una dramática historia, algunos con cortauñas, portagafetes, lapiceros. Cualquier cosa. Hastiado de verlos, preferimos las ventanas aunque por seguridad o más bien por inseguridad, siempre los miramos de reojo. Nos miramos de reojo.

Algunos le dan monedas al viejo y las deja caer al fondo de su guitarra. Emiten sonidos secos que rebotan por la caja amplificadora de una tarde gris. Casi parece una coda para el blues que recién acaba de tocar. Acaso el dinero que me depositan en una cuenta bancaria por venderles mi apagado corazón sólo tenga el sonido cacofónico de algunos teclazos y un par de clics. Me bajo.

El viejo se queda en la puerta trasera. Camino el par de cuadras hacia mi casa en medio de la misma llovizna. Mis pantalones empiezan a mojarse como los muros, pero al revés. De abajo hacia arriba. A este ritmo mi corazón quedará atrapado entre dos fríos acercándosele, acorralándolo, asfixiándolo.

9 comentarios:

Fabrizio Rivera dijo...

Groso capo!

yo he visto al negrito que toca su guitarra, algunas veces canta a Bob Marley.

Vos Engler sos como ese viejito barba negra, te empieza uno a leer y es mejor callar, dejar que termine... seguir la música con el pie, así sigo tus narraciones, tratando de llevar el ritmo.

Un abrazo capo!

Prado dijo...

la gente de la colifata está más cuerda que yo, eso sí te lo aseguro. un abrazo Engler.

Engler dijo...

Fabrizio, una insolita barba es lo que tengo, pero no soy viejito... acaso se nota lo contrario?

Prado, que todos Prado, que todos...

angel elias dijo...

esas escenas son comunes pero no por ello poéticas.... le saluda desde radio Califata, angel elias...

para nosotrosanda dijo...

leo los comentarios cada tanto, y justo leo el tuyo y me meto a tu blog, y escribis sobre una tormenta, como en el comentario
salut

Engler dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Engler dijo...

pero aquella vez "para nosotrosanda" (martín) en tu texto, era una playa, ver escampar era maravilloso. Acá, despues de eso... no, de hecho hasta algunas montañas adoptaron nuevas geografias...

Al final un poema tan solo para escuchar el silencio cuando terminás de leerlo o ver escampar que para fines prácticos es lo mismo...

Y este texto, bueno, lo escribí cuando la tormenta aun era amenaza... así que como dice Angel y si entendí bien, no todas las escenas son comunes ni todos los posts son poéticos...

Saludos y abrazos colifatos a los que abordaron y comentaron en este barco con fines y rumbos totalmente particulares! Nos vemos en sus respectivas bitácoras...

Abrazos de agradecimiento para todos! Chau! Chau!

Luisa dijo...

corazón, no había venido por acá en días... te dejo un abrazo, por cierto tendré que ir averiguar si el buki de verdá está en la novena :) o lo pasaron a los amates como me había previamente informado. Después de hacer mi propia investigación de campo te cuento si te creo :) Abrazote :)

Engler dijo...

pues corazón! que bueno que te eches la vueltecita por acá, bienvenida y mucho mas cuando siempre llegas con abrazos!

El buki pareciera ser omnisciente o no recuerdo cómo se les llama a los que pueden estar en dos lados al mismo tiempo. En el amate en el puesto 33, donde seguramente te habrá informado y donde digo yo que lo vi, pero tal vez solo sean mis deseos de seguir viéndolo en la calle, por lo cual los resultados de tu investigación de campo serán valiosos para comprobar que no fue una visión...

Un abrazo!

Publicar un comentario